Historias Emprendedoras: Manos de Mujeres

“Las manos de mi madre parecen pájaros en el aire” Así comienza el conocido tema de Mercedes Sosa y así comienza esta historia. Cuenta que un grupo de mujeres decidieron salir de la situación crítica que estaban viviendo, animarse y creer que podían hacerlo, que podían crecer juntas.

En Manos de Mujeres hacen remeras, tazas y rompecabezas personalizados. También se dedican al reciclado de ropa con los cuales hacen carteras, bolsos, cartucheras, delantal de cocina, servillas, vinchas, etc. “Nos juntamos a las 8 hs hasta las 11:30hs. Algunas planchan, otras hacen los diseños y las demás cortan y reciclan las prendas. No es nuestro único trabajo, todas somos madres y también pertenecemos a un programa del Ministerio de Desarrollo Social, ELLAS HACEN, en el cual las mujeres participamos de capacitaciones y hacemos tareas socio comunitarias. Allí nos conocimos”,  cuenta con gran entusiasmo Analía Morris, Presidenta de la Cooperativa Ellas Pueden / Manos de Mujeres de Zelaya (Pilar).

Analía comentó a Emprender Hoy que muchas mujeres asisten a este programa luego de salir de situaciones de violencia de género, situaciones de vulnerabilidad social que no solo deja desamparada a su familia, también cualquier confianza en sí mismas y en lo que pueden hacer.  “Somos un grupo de mujeres que hemos sufrido violencia de género y gracias al programa ELLAS HACEN pudimos superarnos y acompañarnos mutuamente con las herramientas que nos han dado. Luego, tras la necesidad de encontrar otro ingreso de plata para poder subsistir, encontramos una buena química entre nosotras y surgió la idea del emprendimiento”.

Manos de Mujeres no es simplemente un grupo de mujeres. Son mujeres sensibles, valientes y dispuestas a todo. “Estamos capacitadas para hacer cualquier tarea, ya sea de levantar una casa hasta hacer una remera personalizada a gusto del cliente”. Analía nos transmite el entusiasmo del proyecto.

Sus objetivos son poder comprar una plancha más grande y dos máquinas de coser. “Queremos llegar a tener un ingreso mejor para dejar el programa a otras mujeres que lo necesiten. Crecer en el mercado.” Añadió Analía y compartió con Emprender Hoy las dificultades y progresos que tuvieron desde que empezaron. “La mayor dificulta fue comprar la sublimadora/estampadora y la impresora. Pero pudimos, las cuales todavía estamos pagando. Aún faltaría tener más conocimientos y ferias o lugares donde podamos mostrar nuestro trabajo.”

Quizá podemos escribir algo del orgullo que tienen estas emprendedoras y sus sueños, pero seguramente ustedes podrán apreciarlos personalmente algún día: “Nosotras no tenemos jefes. Entre risas y mates trabajamos placenteramente. Vamos a seguir creciendo, con mucho trabajo, con las maquinas que necesitamos y mas juntas que nunca”, palabras de Analía, palabras del espíritu emprendedor.

Analía Morris 1153495574

Pdta. Cooperativa Ellas Pueden / Manos de Mujeres

ellaspueden.cooperativa@gmail.com

analiaamorris@gmail.com

Comentarios cerrados.